viernes, 16 de enero de 2009

Virginidad

La primera entrada del Blog. No podía tener otro nombre. No es que me atraiga, ni mucho menos, la palabra o el concepto de algo o alguien virgen. Más bien, considero la virginidad como la ausencia de algo, no un objeto o persona con una pureza dada. Yo mism@ odiaba ser virgen cuando lo era. La misma sensación que debe producirle a una víctima de violación que l@ ensarten en un apéndice carnoso por agujeros inexplorados de su cuerpo me la producía a mi la ausencia de tal carne llenando el vacuo espacio entre mis piernas. Entre mis labios. Así que con esta entrada, no sólo relleno un espacio antes en blanco, sino que penetro e invado con mis pensamientos un espacio web, como quien impone a la fuerza su carne entre los muslos de su amante, humedeciendo con mis fluidos un terreno infertil y haciéndome así un sitio en un rincón que antes estaba vacío, seco, desierto, en definitiva, virgen.