sábado, 10 de abril de 2010

El Amor ha Muerto. ¡Víva el amor!



La gente me pregunta de vez en cuando por qué no creo en el amor. Por qué me dedico a ir de cama en cama cuando, según ell@s, podría bien fácilmente quedarme con alguna de las personas con las que me acuesto habitualmente, o enamorarme de alguien y acompañar a esa persona el resto de mis días. Pues bien, aquí va la respuesta:

Llegas al bar de turno con ganas de arrasar. Previamente te has pasado horas duchandote, arreglandote el pelo, depilándote, maquillandote e incluso limandote las uñas, ya que quieres que esta noche sea perfecta.
Encuentas a un chico. Es guapo, atractivo, simpático y es de los que triunfan entre sus amigos. te pasas la mitad del tiempo mandandole señales con la mirada o con gestos que sólo los dos entendeis y ambos llegais a la conclusión de que quereis tema.
Cuando ya os estais liando, o quizá un poco antes, te empieza a hablar de su vida. De su ex. De lo triunfador que es. De cómo se come a tod@s l@s ti@s. De ...¿por qué te estas yendo si habíamos quedado en volver a casa juntos?
Te has dado cuenta de que en lo único que piensa es en él mismo y en lo que él tiene entre las piernas, y que no es una persona con la que compartir una tarde inteligente, mucho menos una relación.

Llegas de nuevo al bar de turno con unas pocas ganas menos de arrasar que antes, pero sin dejar que el ánimo decaiga. Ya no tienes el pelo tan perfecto, y te has tenido que retocar el maquillaje en el baño, pero sigues queriendo que esta noche sea perfecta.

Buscas entre la gente a alguien con quien tomar una copa, o a quien invitar y encuentras a una belleza de cabello ébano y piel tostada. Os echais unas miradas, hablais, os tomais unos chupitos y al cabo de un rato os estais liando en el rincón que hay delante de las puertas de los baños del bar en cuestión. Ella se separa un rato para ir a hablar con sus amigas. Las ves riéndose. Te las presenta. os tomais otrs chupitos. Le intentas hablar cosas serias como el consabido "a qué te dedicas" o el no menos popular "¿estudias o trabajas?", pero ella está de fiesta constante y no te hace mucho caso. Te separas un momento del grupito o vas al cuarto de baño y a la vuelta te das cuenta de que han puesto pies en polvorosa. Han salido del bar, no necesariamente hullendo de ti, aunque desde luego es lo que parece, pero sí haciendo caso omiso a tu presencia. Sales del local, para ver si se encuentran sentadas en los portales de alrededor, pero las vez a unos doscientos metros y alejándose. ¿Qué haces en ese momento? ¿Sales corriendo detras de ellas? Si tienes esa reacción resultarás patétic@ y sabes que esa noche ya no conseguirás nada con ella.
Al final decides acabarte la copa e irte para casa. Sol@, deprimid@ y teniendo la impresión de que has perdido otra noche, otra vez.

Mi caso es ligéramente distinto:
Con la primera opción, cuando el chico me empieza a hablar de su vida, de su ex y de lo triunfador que es, le escucho, le pregunto sobre su ex, por qué l@ dejó, alabo sus métodos, por muy cromagnones que me parezcan. Cuando me cuenta de cómo arrasa con tod@s l@s ti@s, le pido una demostración práctica. Terminamos follando en los baños del bar/parque/playa o donde cuadre.
Me voy a casa con una sonrisa en la cara, con el cuerpo desahogado y sabiendo que he aprovechado la noche.

Con la segunda opción, cuando la chica empieza a beber de mi copa o le invito a los primeros chupitos y nos liamos en las puertas del baño, no le dejo ocasión para que vaya a hablar con sus amigas: la meto en el cuarto de baño y, mientras mi mano derecha bucea bajo su camiseta y la izquierda me ayuda a mantener el equilibrio de cuclillas contra la pared, mi lengua explora su sexo y normalmente acabaremos follando en los baños del bar/parque/playa o donde cuadre.
Me voy a casa con una sonrisa en la cara, con el cuerpo desahogado y sabiendo que he aprovechado la noche.

Conclusión:
El ser humano es, por naturaleza, egoista en cuanto al sexo se refiere. Queremos joder y queremos hacerlo ahora. Poco le importa realmente a la mayoría lo que sientas, si andas de bajón, si tienes ganas de marcha o lo que piensas en cualquier momento. Ell@s sólo están en su propia mente y les gusta que sea así.
A veces, si se da mucho la casualidad, te puedes encontrar a un chico que te pregunte por ti. Que más que meterte la lengua en el gaznate, te la deslice por el oído y te diga cosas que necesitas escuchar, o a una chica que no esté más pendiente de sus amiguitas que de lo que le rodea, y con la que puedas empezar a tomarte unos chupitos y terminar tomandote un café en algún lado, a solas. Si te encuentras con esa situación, aprovechala. Se dan pocas veces en la vida. Yo me he encontrado alguna que otra vez así, y he terminado jodiendola (y no en el sentido en el que debería); pero por lo general, personalmente, estoy desencantad@. No puedo decir que el amor no existe, porque según me han contado, hay gente que lo ha visto, pero sí os puedo decir que, para mi, está muerto y hay pocas probabilidades de que resucite.

No hay comentarios:

Publicar un comentario